10 Pasos en la lactancia que promueve UNICEF

Cómo iniciar la lactancia?
Lo ideal es amamantar al bebé en su primera hora de vida, pero si no es posible, siempre se puede iniciar con la lactancia más tarde. Te decimos cómo disfrutar de esta etapa tan especial desde el nacimiento de tu bebé.
¿Cómo iniciar la lactancia?







Cada vez más hospitales cumplen con los "10 pasos para la lactancia materna" que promueve la UNICEF, entre los que se incluye la práctica del método canguro en la sala de parto para recién nacidos a término.

Este método se empezó a utilizar con los prematuros, cuando se comprobó que los bebés ingresados en las unidades de cuidados neonatales evolucionaban mejor si pasaban mucho tiempo en contacto piel con piel con la madre o el padre y, además, esto facilitaba la lactancia materna.

 ¿Cómo empezar?

1. Conviene iniciar la lactancia a solas o en compañía de una persona cercana que te haga sentir cómoda, o bien con el apoyo de un experto en lactancia. 

2. No hay que tener prisa. Algunos bebés se enganchan rápidamente, pero otros necesitan su tiempo. A veces es bueno disfrutar del contacto con el niño, él se va acercando al pezón olfateando y chupando, guiado por su instinto.

3. Es importante colocarse en una posición cómoda, ya sea acostada en la cama o sentada, con la espalda bien apoyada y el pie un poco elevado sobre un taburete bajo. Se puede dejar al bebé al pecho todo el tiempo que quiera. Cuanto más succione, más estimulará la producción de leche. Las primeras tomas son a veces un poco difíciles, pero luego, en general, acaban por soltar el pecho cuando no quieren más.

4. Conviene ofrecerle el pecho cada vez que esté despierto, activo o emita sonidos. No hay que esperar a que llore, es un signo tardío de hambre y de que tiene poca glucosa en el cerebro.

5. Amamantar acostada resulta muy cómodo durante la noche. A veces, al producirse una descarga hormonal de prolactina, a la madre la invade un sueño irresistible, necesario para su descanso y recuperación, y se queda dormida. No pasa nada. No es malo compartir la cama con el bebé siguiendo unas mínimas normas de seguridad.

Casos especiales

En ocasiones existen problemas o imprevistos que pueden entorpecer el inicio de la lactancia. Pero, tienen solución.

1. Pezones planos. No es necesario prepararlos durante el embarazo. Las hormonas del posparto y la succión potente del bebé ayudan, en la mayoría de los casos, a que el pezón salga y se alargue dentro de su boca, al menos durante las tomas.

2. El bebé está ingresado. Cada día hay más unidades de cuidados neonatales que permiten la presencia de la madre y la puesta precoz al pecho. Si no es posible amamantar al niño, la mujer puede sacarse leche varias veces al día, y consultar si puede llevarla para que se la den al bebé.

3. Fármacos. Si la madre toma algún medicamento, es conveniente que se asesore con el pediatra. Hay listas actualizadas sobre el tema. La mayoría de los fármacos se consideran actualmente compatibles con la lactancia materna.

4. Cesárea. Hay que pedir estar con el bebé lo antes posible, incluso en el mismo quirófano o en la sala de recuperación, sobre todo si la cesárea se realiza con anestesia epidural. No es cierto que la leche suba más tarde en caso de cesárea, sino que cuando se tarda mucho en amamantar al bebé o se limita la frecuencia y duración de las tomas, se produce menos leche.

5. Si aparecen complicaciones. No hay que desesperarse, siempre hay solución. Puedes iniciar la lactancia materna incluso si el bebé ya ha tomado biberones.

 Foto: FOTOLIA

WWW.padresehijos.com


Escribir comentario

Comentarios: 0